Tres Pasos al Cielo

2,585 Reads  |   Print Friendly
Tres Pasos al Cielo
By Joe Crews

El Diagnóstico


Si pudiera haber una carretera a la luna, se necesitarían 20 meses de conducción constante a una velocidad de 400 millas por día para llegar a la tierra de la luna. Si pudiese haber una vía férrea extendiéndose hasta el sol, un tren de vía rápida viajando a una velocidad de 90 millas por hora sin parar, día tras día y año tras año, se requerirían 116 años para llegar a la tierra desde el sol. Un avión que vuela a 500 millas por hora tendría que viajar sin parar durante 500 años para alcanzar la estrella fija más cercana.

Sin embargo, mucho más allá del cielo estrellado se encuentran las puertas de perla del cielo de la gran ciudad celestial de Dios. Nadie su distancia en millas, y nadie va a construir un vehículo espacial para ir allá, pero cada uno de nosotros puede llegar a ese hermoso lugar, siguiendo tres pasos sencillos que vamos a hablar en este pequeño libro.

En el libro de Apocalipsis, Juan declaró que "nada de lo que contamina" entraría por las puertas de esa morada de Dios. Lo único que contamina ante los ojos de Dios es el pecado. Isaías escribió, "pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios" (Isaías 59:2). Para vivir de nuevo en la presencia de Dios, cada individuo debe estar libre de la condenación causada por el pecado. El apóstol Juan confirmó este hecho en la descripción de su visión de la gran multitud que vio de pie ante el trono de Dios. Habían palmas en sus manos y estaban vestidos con túnicas blancas, que representan la libertad del pecado (Apocalipsis 7:9).

Por lo tanto, márquelo como el primer paso gigantesco hacia el camino de la tierra al cielo: Debemos tener nuestros pecados perdonados. Este es probablemente el hecho más conocido acerca de todo el proceso de salvación. Sin embargo, las preguntas más desconcertantes son planteadas sobre la manera de dar este paso. La verdad es que millones solamente tienen una idea vaga acerca de cómo obtener el alivio de la culpa por sus malos actos. ¿Cómo puede una persona obtener el perdón y ser restaurado a una unión salvífica con Dios?

Es mi creencia que un número incalculable de personas quiere ser cristiano realmente, pero nadie lo ha puesto claro o lo suficientemente atractivo como para ganarse su decisión. En las siguientes páginas podrá leer la explicación más simple, y en resumidas cuentas, sobre el plan de salvación. Incluso los niños deben ser capaces de entender lo que significa ser salvos. No creo que simplemente sea suficiente decirles a las personas que están perdidas y que necesitan ser encontradas. Tenemos que mostrarles paso a paso cómo pasar de la muerte a la vida. El médico no le dice a sus pacientes que están enfermos y que tienen que estar bien sin darles una receta para su curación. De la misma manera, debemos estar preparados para ofrecer una cura específica para aquellos que han sido diagnosticados con la enfermedad del pecado.

Las Condiciones del Perdón


Ahora echemos un vistazo más de cerca a este primer paso nombrado: Pecados Perdonados. ¿Cómo se obtiene el perdón necesario para los pecados que se han convertido en un destino común para todo ser humano? Tenemos que entender desde el principio que hay tres condiciones para que nuestros pecados sean perdonados: Arrepentimiento, confesión y restitución. Por favor, no deje que esos prolongados términos teológicos lo confundan. Vamos a dividirlos en un lenguaje sencillo de manera que todos sepan lo que significan y cómo satisfacer sus requisitos.

¿Y la primera condición? ¿Qué es el arrepentimiento, y ¿de qué debemos arrepentirnos? La Biblia dice: "Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23). El significado de estas palabras inspiradas es muy claro. A pesar de nuestra riqueza, sexo o posición en la vida todos hemos tomado decisiones personales para quebrantar la ley de Dios. La Biblia lo llama pecado. Ningún esfuerzo humano determinado ha sido suficiente para superar las heredadas tendencias de salirse con la suya. Los resultados de ese pecado original de Adán y Eva se han pasado a lo largo de todas las generaciones venideras, incluyendo la nuestra. La incapacidad para cumplir la norma de Dios es una parte de la naturaleza carnal que ha marcado a todos los miembros de la familia humana desde la caída de nuestros primeros padres.

Podemos entender mejor cómo "todos pecaron" cuando nos fijamos en el hermoso e inocente bebecito haciendo un berrinche cuando su le cumple su voluntad. Ha ninguna edad la naturaleza caída tiene el poder de sí misma para controlar la vida y modificar el comportamiento. La Biblia declara: "Por cuanto los designios de la…No se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden" (Romanos 8:7). Jeremías hizo la interesante observación: "¿Mudará el etíope su piel, y el leopardo sus manchas? Así también, ¿podréis vosotros hacer bien, estando habituados a hacer mal?" (Jeremías 13:23).

En otras palabras, ninguno de nosotros tiene la capacidad de cambiar esta condición perdida y moribunda a la que hemos sido empujados. No podemos elevarnos por nuestro propio esfuerzo. Ni siquiera la educación, la cultura, o cualquiera de cualquier otra amenidad social son capaces de revertir las consecuencias de nuestra herencia pecaminosa.

Después de reconocer el hecho de que nuestro rendimiento a las propensiones de nuestra naturaleza genética nos ha condenado a todos nosotros, estamos ahora frente al resultado de nuestras transgresiones. Pablo lo describe de manera muy sencilla en las siguientes palabras: "Porque la paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23). Con esta frase impactante, todo el horror de nuestra situación se presenta ante nosotros. No solamente somos todos culpables, pero también hemos sido condenados a morir por nuestros pecados. Cada miembro de la familia humana es consignado a un estado de espera a la sentencia de muerte como consecuencia de nuestra desobediencia voluntaria.

¿No es más que alarmante el ser confrontado con nuestra propia sentencia de muerte, dándonos cuenta de que no hay un tribunal o un juez en el universo que nos dará el veredicto de "no culpable"? El hecho es, por supuesto, que somos tan culpables como el pecado. Además, la pena es absolutamente irreversible, y Dios mismo no pudo cancelarla sin contradecir su propio carácter ni su propia ley.

¿Hay alguna solución a nuestro dilema? Alguien podría sugerir que nuestro único recurso es seguir adelante y pagar la pena por lo que hemos hecho mal. Al morir por nuestros pecados, podemos defender la justicia de Dios y satisfacer las demandas de una ley quebrantada al mismo tiempo. Bien podríamos hacer eso, pero ¿a dónde nos llevaría? Debido a que no tenemos poder para resucitarnos de la muerte, estaríamos eternamente separados de la vida, sin esperanza de una resurrección. Desde luego que ese camino no parece ser una respuesta muy satisfactoria a nuestro problema.

Por último, tenemos que enfrentar el hecho verdaderamente inquietante que debemos algo que no podemos pagar. Nos debemos la vida misma por la deuda de nuestro pecado y no tenemos manera de pagar sin perder toda la existencia futura. Es como si un hombre hubiese comprado todos sus comestibles del mes a crédito y luego no tuviese manera de finiquitar la cuenta de 200.00 dólares al final del mes. Por vergüenza y la pena, el hombre evitaría ir a la tienda por su cuenta atrasada. Pero entonces su mejor amigo se enteró del problema financiero del pobre hombre. Inmediatamente el amigo fue a la tienda, contó el total de $200,00 para liquidar la cuenta. ¿No fue ese un acto maravilloso de amistad y amor? Ahora el hombre no tiene razón alguna para sentir vergüenza o culpa. La deuda ha sido pagada. Su récord está limpio. ¿Qué habría pensado usted de aquel hombre indultado si se hubiese negado al acto bondadoso de su amigo? ¿No sería un insulto brutal para quien hizo tan magnánimo gesto?

Ahora apliquemos esta pequeña historia a nuestro propio caso. También tenemos algo que no podemos pagar con nuestras propias vidas. Pero un amigo, en la persona de Jesús, dice: "voy a asumir tu deuda, sufrir la muerte en tu lugar, y pondré todo en el crédito de tu cuenta personal." Esa oferta está detrás de los tres pasos que estamos considerando en la experiencia de la salvación. Constituye la base por la cual recibimos el perdón de nuestros pecados. ¿Cómo se transfiere la culpabilidad, la condena y la sentencia de muerte suya y mía a Jesús, nuestro sustituto divino? La respuesta a esta pregunta nos lleva de nuevo a las tres condiciones para dar el gran paso para obtener el perdón. La primera condición es el arrepentimiento.

¿Qué es el Arrepentimiento?


Le prometí simplificar esa tan prolongada palabra teológica. Literalmente significa sentir un dolor piadoso por los agravios que hemos cometido. Tal dolor verdadero sólo es posible cuando reconocemos plenamente que nuestra única esperanza descansa en la muerte de Jesús en la cruz en nuestro lugar. Irremediablemente debemos renunciar a sí mismos y "he aquí el Cordero de Dios" que quita el pecado del mundo. ¿Qué pasa cuando lo vemos sangrando, sufriendo y muriendo en la cruz? Estamos conscientes de que Él fue santo e inocente. Nosotros fuimos los culpables. Deberíamos estar colgando allí en su lugar. Nos abrumamos al darnos cuenta de que Él se haya tenido que someter a la tortura y a la muerte por una sola alma, incluso por usted o por mí. De pronto los ojos se nos llenan de lágrimas cuando nos damos cuenta que nuestros pecados causaron su muerte en la cruz. Su corazón fue quebrantado por el peso aplastante de los pecados que había tomado de nosotros. Él estaba voluntariamente sufriendo el castigo que merecíamos. Nos llenamos de dolor porque alguna vez cometimos esos pecados que ahora están tomando la vida del Hijo de Dios. Ese dolor es el arrepentimiento.

Está claro que debemos distinguir entre un dolor mundano y un dolor piadoso genuino. A veces los niños dicen: "lo siento" cuando se enfrenta a un castigo por mal comportamiento, pero a menudo solamente se lamentan porque fueron agarrados. Esto no es un verdadero arrepentimiento. Cuando yo estaba en la escuela secundaria, uno de mis maestros era el entrenador de deportes. Era un tipo bastante agradable, pero no era un comunicador muy efectivo. Por lo tanto, fue de agradable sorpresa cuando un maestro joven tomó su lugar a la mitad del año escolar. Todos los chicos se pusieron especialmente contentos porque esta nueva maestra estaba muy bonita y no era mucho mayor que algunos de nosotros.

Al principio, estábamos compitiendo por su atención de una manera que probablemente era una distracción para todos. Un día me quedé después de la escuela con dos amigos a jugar un poco de baloncesto. Más tarde, después de que todo el resto de los estudiantes se había retirado, pasamos por nuestro salón de clase para recoger a nuestros libros. Justo antes de abrir la puerta, vimos a través del panel de un claro de cristal de la puerta y allí vimos a nuestra hermosa maestra llorando en su escritorio. Nadie necesitó decirnos por qué estaba llorando, porque al instante recordamos algunas de las cosas que habíamos hecho durante las clases. Ninguno de nosotros tenía algún deseo de hacer daño a esa maestra. Nos gustó mucho y no teníamos idea de que le estábamos causando dolor tanto. Estábamos hartos y avergonzados de nosotros mismos ese día, y fueron tres chicos muy tristes los que se arrastraron por el pasillo sin tener que abrir esa puerta. Nosotros tres hicimos un pacto ese día de que nunca le haríamos más que daño a nuestra joven y linda maestra. Estábamos verdaderamente arrepentidos.

Este mismo principio se aplica a aquellos que sienten pesar por el dolor que Jesús sufrió por causado de sus pecados, y que por la gracia de Dios ellos determinan darle la espalda a todo lo que a Él le desagrada.

¿Por Qué Debemos Confesarnos?


La segunda condición del perdón se llama confesión. Juan escribió: "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1:9). Esto ciertamente suena bastante simple. Sin embargo, es en este punto la mayoría de las personas tropiezan y pierden su camino. La pregunta más frecuente es la siguiente: ¿Cómo sé que he sido perdonado? Sólo hay una respuesta correcta a esa pregunta. Sabemos que somos perdonados, porque Dios dijo que seríamos perdonados. Aquí es donde el elemento hermoso de la fe entra en escena. Tenemos todas las razones para saber que la Palabra de Dios nunca puede fallar. Lo que sea que diga se llevará a cabo. Existe un poder incorporado que acarrea su cumplimiento en cada una de las promesas de la Biblia.

¿Pudo el hombre cojo de nacimiento pararse sobre sus pies? No, era imposible. Le llevó todos los días mendigar fuera del templo en Jerusalén. Sin embargo, Pedro dio un mandato: "En el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda" (Hechos 3:6). Supongamos que el hombre hubiese permanecido en su jergón y dicho a Pedro: "No puedo ni mantenerme en pie, mucho menos caminar o correr. He estado paralizado durante toda mi vida, y no tengo fuerza en mis pies para moverme fuera de esta cama". ¿Crees que se habría sido sanado? No, él tuvo que aceptar como un hecho que Jesús de Nazaret había fortalecido sus tobillos para que pudiese levantarse y caminar. Cuando él hizo el esfuerzo como si sus pies hubiesen estado normales, volvieron a la normalidad. "De acuerdo con tu fe os sea hecho".

Puede que usted no se sienta perdonado cuando lo pide, pero la promesa es que usted es perdonado. Así que olvídese de sentir algo. Sólo crea que será porque Dios dijo que sería perdonado. Agradézcaselo a Él y luego actué como si ya se hubiese cumplido, porque ya ha sido. Su fe lo hace que sea un hecho.

Alguien podría decir: "Bueno, pensé que los cristianos tiene sentimientos de felicidad por el resultado de aceptar a Jesús". Les aseguro que esa sensación seguirá como resultado de su fe y del perdón, pero siempre recuerde que la fe debe venir antes de sentirse. Pablo tenía razón cuando escribió: "Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo" (Romanos 5:1). Imagínense por un momento que el sentir viniera antes que la fe en el perdón. En ese caso, sería un incrédulo pacífico y alegre, y no existe criatura tal.

Por cierto, ¿cuál es el verdadero secreto detrás del proceso de confesión? ¿Por qué tenemos que decirle a Dios sobre nuestros errores y pecados? ¿Es que acaso Él no sabe ya sin que yo tenga que decírselo? Por supuesto, es cierto que no podemos informarle nada que Dios no sepa ya. Tampoco nuestra confesión a Él no lo cambia, nos cambia a nosotros. Pregunte a cualquier persona que haya sido lo suficientemente valiente como para pedir perdón. Probablemente recuerde haber tenido que hacer algo bien con una persona en el pasado. Tal vez había repetido algún rumor exagerado sobre la persona y se enteró de que usted fue el responsable. Aunque fue duro, se armó de valor y balbuceó su disculpa. ¿Qué sucedió inmediatamente? Sintió como si un gran peso hubiese sido quitado de sus hombros. Tremendo alivio inundó su alma. Sin embargo, no le dijo a la persona nada de lo que él no supo antes. Ya estaba plenamente consciente de sus palabras que le habían traído tanto dolor. Usted necesitaba de la confesión más que él.

Restitución


La tercera condición para que nuestros pecados sean perdonados es Restitución. Esta larga palabra simplemente significa que hacemos todo lo posible por corregir las cosas que hemos hecho mal. Por supuesto, reconocemos que no es posible ir al pasado y corregir cada error, cada mentira, y todo acto deshonesto. En primer lugar, ni siquiera podemos recordar todas las veces que fuimos culpables de esas cosas. Probablemente se volvería uno demente al sentir la responsabilidad de tan imposible exigencia. Sin embargo, el Espíritu penetra nuestras conciencias y nos recuerda las cuestiones que se pueden componer.

Si algo ha sido robado, sin duda debe ser restituido. Si mentiras se han dicho las cuales dañaron la reputación de alguien, podemos pedir disculpas y decir la verdad a fin de eliminar cualquier duda sobre el carácter de esa persona. A veces la cárcel puede ser una posible consecuencia si los delitos de hurto o robo se han cometido, pero es muy importante hacer la devolución siempre que la posibilidad exista. En el caso de que la restitución no sea posible, el arrepentido puede confiar con tranquilidad en los méritos purificadores de la sangre de Cristo para ofrecer el perdón y la restauración.

¿Es difícil de afrontar y corregir nuestros pecados pasados? Por supuesto que lo es; es probablemente la parte más atroz de la historia de salvación. Esto puede explicar por qué tantas personas están convencidas de que no es un requisito bíblico. Pero, ¿no podría también ofrecer una explicación parcial del por qué la renovación espiritual ha sido tan difícil de alcanzar en la iglesia moderna? Muchos creen que un avivamiento tremendo barrería las iglesias cristianas si cada miembro hace la restitución real a aquellos a los que les ha hecho daño.

Satisfaciendo las tres condiciones del arrepentimiento, la confesión y la restitución garantizan que el paso más importante ha sido dado para convertirse en un verdadero cristiano. Los pecados son perdonados y ya no puede aglomerar a su conciencia con culpa. Aquí es donde encontramos la verdadera respuesta a la pregunta sobre la transferencia del pecado al Sustituto divino. Cuando nos acercamos con fe, creyendo que Él verdaderamente ha tomado nuestro lugar en la cruz, una transacción muy maravillosa es consumada. La pena de muerte que descansaba sobre nosotros es removida inmediatamente de nosotros y colocada en Jesús. Es exactamente como si estuviéramos con Él sufriendo en la cruz la pena requerida, y, sin embargo, estábamos allí solamente por la fe. Él experimentó el dolor y el castigo por nosotros, pero porque nosotros lo confesamos como nuestro Salvador, Él realmente nos trata como si nosotros hubiésemos muerto y pagado el castigo por nuestros actos propios culpables.

Pero Dios no solamente acepta el sacrificio expiatorio de Su Hijo como una satisfacción total de la pena de muerte universal contra todos los miembros de la raza caída, Él imputa a cada uno que opte por aceptar el crédito para vivir una vida tan santa como la que Jesús vivió. En otras palabras, no sólo nos declaró "no culpables", sino que también nos declaró ser igual de justos que el impecable Salvador, que vivió aquí en la carne durante 33 años sin cometer un solo pecado. Es de este modo asombroso que todos los grados de transgresión se anulan, y "todo el que quiera" puede tener un estatus sin condenación ante Dios. Su fe solamente ha abierto una puerta a un nuevo "estatus" en relación con Dios. Se llama justificación y ofrece el perdón por cada delito que se haya arrepentido, confesado, y abandonado del pasado. Y aunque se puede decir que la muerte de Jesús, en cierto sentido, hizo una reconciliación social de todos los hombres con Dios, solamente a través de la aceptación personal del sacrificio es que todos pueden experimentar "la justificación por la fe".

¿Consiste entonces la totalidad de la salvación en una mera "contabilidad" por parte de Dios? ¿Es nuestra única parte el creer que Dios lo hace todo por nosotros, y luego esperar a que Él nos lleve a las nubes teñidas de rosa en el reino de los cielos? Por supuesto que no. Hasta ahora, hemos descrito la parte de la justificación por la fe que fluye fuera de nosotros. Se llama justificación y se basa totalmente en los actos objetivos de Dios en nuestro favor. Es cierto que no podemos trabajar para ganarnos este crédito imputado para ser justos. Sólo podemos aceptar la sangre expiatoria de Jesús, que da testimonio de que alguien más pagó el castigo por nuestros pecados. Al ejercer la fe en este Sustituto divino, quien tomó nuestro lugar en la muerte, adquirimos una cierto "estatus" de justicia ante Dios.

Pero sobre todo es necesario que entendamos que Dios no nos atribuye una ficción legal al llamarnos justos cuando realmente no lo somos. La justificación por la fe incluye algo más que un "estatus" o una "contabilidad. "Dios no sólo nos atribuye justicia a través de la justificación de hacerse cargo de nuestros pecados pasados, sino que también nos imparte justicia a través de la santificación para librarnos de los pecados futuros. En otras palabras, tenemos un "estado" de justicia delante de Dios, como también un "estatus" de justos. Tendremos más que contar sobre estos dos aspectos de la justificación por la fe a medida que avanzamos al capítulo siguiente. Tenga en cuenta, sin embargo, que tanto imputada como impartida, toda justicia verdadera tiene su origen en Dios y en nosotros reside sólo en la medida que Cristo permanece en nosotros por la fe.

La Necesidad del Nuevo Nacimiento


Ahora estamos dispuestos a considerar el segundo paso importante en este emocionante viaje desde la tierra al cielo, y está muy vinculado a la operación de la fe que hemos considerado. Ese momento de aceptación no sólo trae un cambio objetivo de estatus ante Dios, sino que también produce una fantástica transformación subjetiva en el corazón y en la mente del creyente. Jesús se refirió a esta dramática experiencia como "nacer del Espíritu". La necesidad de que se reveló en las palabras urgentes del Maestro a Nicodemo: "El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios" (Juan 3: 3).

No hay una manera posible de analizar o diagnosticar lo milagroso, y con frecuencia instantáneamente, un cambio acompaña a este acto de fe. El apóstol Juan parece expresarlo tan simple como tan sólo comunicarlo: "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Juan 1:12). Pero a pesar de que no podemos entender el misterio, podemos observar los resultados de él con mucha claridad. Pablo lo describió con estas palabras. "Por tanto, si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas" (2ª de Corintios 5:17).

Como un suave cepillo de viento invisible, el Espíritu de Dios entra en la vida para sustituir las cosas carnales ya rendidas exactamente con todo lo contrario. Aunque la propia naturaleza caída no se elimina por el nuevo nacimiento, la intención de la carne se sustituye por una mente espiritual que tiene el poder para someter todos los deseos y pasiones que puedan resurgir de esa naturaleza caída. Es es el trabajo progresivo de la conquista de uno mismo y de la constancia de sometimiento a la voluntad de Cristo, el que nos lleva al tercer paso gigante en nuestra peregrinación celestial. Lo llamamos santificación.

Una vez más cuando reducimos esta extensa palabra teológica a su significado elemental, toda la confusión se evapora. Esta simplemente significa obediencia amorosa a todos los deseos revelados por Dios. La palabra "amor" distingue los actos de obediencia de la conformidad legalista forzosa de los que podrían estar tratando de ganar la salvación por la simple observancia de la ley. Algunos religiosos liberales consideran igual la obediencia y el legalismo. Ignoran la diferencia entre el servir de corazón y el servir con la cabeza. Uno es la manifestación más refinada de la religión verdadera y el otro es el reflejo de la falsificación más peligrosa. Alguien ha sugerido que millones se perderán el cielo con tan sólo catorce pulgadas, la distancia desde la cabeza hasta el corazón. El someterse a la ley de Dios para cumplir un requisito legal para la salvación es el enfoque de la cabeza, pero la obediencia verdadera del corazón es el flujo espontáneo de una relación de amor personal con Cristo. Cuando hablamos de la santificación aquí, nos estamos refiriendo exclusivamente al enfoque del corazón.

Ha habido mucho debate sobre la forma en que la justificación y la santificación se relacionan entre sí, así que vamos a aclararla con algunas observaciones simples. Necesitamos de ambas experiencias a fin de estar listo para el cielo. La justificación atribuye la victoria perfecta de Jesús para cubrir nuestros pecados pasados, pero da la santificación imparte el poder victorioso de Jesús para librarnos de seguir pecando. No podemos tener una sin la otra. Cualquier persona que ejerza la verdadera fe está justificada. Todos los que están verdaderamente justificados son convertidos, o transformados en una nueva creación, y todos los que han experimentado el nuevo nacimiento caminarán en obediencia por amor. La causa-efecto es instantánea e inseparable. No hay justificación sin santificación ni tampoco santificación sin justificación. Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que la justificación, como el primer enfoque de Dios, es dada gratuitamente y no se concede en referencia a nuestras buenas obras. Este principio bíblico requiere que el creyente reciba el don de la justificación antes de que la obediencia santificada sea posible. Luego la conformidad a la ley se reconoce como el resultado de la conexión del nuevo nacimiento con el Salvador.

Como se habrá dado cuenta a estas alturas, hay muchos declarados cristianos que consideran que el paso número tres puede ser opcional en la experiencia de la salvación. Pero a menos que ignoremos muchas claras declaraciones de las Escrituras, es imposible para nosotros llegar a esa conclusión. La Biblia dice: "Y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen" (Hebreos 5:9). La obediencia es realmente uno de los requisitos espirituales para entrar en el reino. Juan declaró que "no entrará en ella (la ciudad santa) ninguna cosa inmunda" (Apocalipsis 21:27, énfasis añadido).

El pecado, por supuesto, es lo único que contamina ante los ojos de Dios, y está específicamente excluido de entrar en las puertas del Paraíso. El pecado se define en la Biblia como la transgresión de la ley. Esto significa que no habrá ladrones, asesinos, adúlteros, etc., en el cielo. ¿A caso nos debe asustar saber que el pecado intencional debe evitarse para ser salvo? Casualmente, aquí no estamos diciendo que las buenas obras de la obediencia son la causa por la cual nos acepta Jesús, sino que estas son el acompañamiento necesario de un regalo libremente otorgado a todo creyente.

Ninguno de los que han aceptado ese regalo será desalentado por la obligación de dejar de transgredir deliberadamente la voluntad revelada de Dios. Los corazones convertidos están deseosos de agradar a Aquel que aman supremamente. Se deleitan andando en obediencia porque la ley de Dios ha sido escrita en sus corazones y mentes.

¿Por qué es más fácil, para la mayoría de los cristianos, tomar las dos primeras fases de las tres que hemos tratado hasta ahora? ¿Es esto debido a que el perdón y la conversión se cumplen en gran parte por nosotros por el poder de Dios en respuesta a nuestra fe solamente, mientras que la santificación un esfuerzo mayor además de nuestra fe? Es muy posible. Por esa razón, quiero compartir, en los siguientes párrafos, el mayor secreto que he aprendido sobre la forma de vivir la vida cristiana. ¿Cómo puede uno alejarse de los pecados que están arraigados en una fuerte adicción física o psicológica? ¿Qué pasa con el tabaquismo, el alcoholismo y las drogas?

Afirmando la Victoria - La Santificación


La victoria total sobre todo el pecado se ha prometido a través de decenas de textos de la Biblia, pero cuatro de ellos será suficiente para traer la libertad a todo el que los reclamará en la fe. De mayo me dirijo a usted personalmente acerca de su debilidad que acosan, problema o adicción? El sencillo, pasos prácticos que están a punto de aprender puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte en su futuro. Que nada os distraigan esta fórmula bíblica de que está garantizado para romper cualquier cadena o un hábito en su vida que usted está dispuesto a renunciar.

El primer texto contiene el principio más importante en la victoria sobre el pecado. "Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo" (1ª de Corintios 15:57). ¡Que esta verdad gloriosa se quede en su mente! ¡La victoria es un regalo! No es algo que se puede ganar o merecer. Tampoco se otorga como recompensa por la lucha y el duro esfuerzo. Es libremente concedida a quienes la soliciten de forma correcta. Pero, usted se preguntará, ¿cuál es la forma correcta de pedirle a Dios este regalo? La respuesta está contenida en una sola palabra — fe. Jesús dijo: "Conforme a vuestra fe así sea hecho". Todo lo que nos prometió en la Biblia es vuestro con tan sólo pedirlo, pero hay que creer para recibirlo.

Ahora vamos a ilustrar este principio al pasar al segundo texto. "Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?" (Mateo 7:11, énfasis añadido) Tenga en cuenta que este versículo también habla de pedir regalos, y el texto anterior nos dijo que el regalo es la "victoria" sobre el pecado. Por medio de estas palabras de Jesús, nos enteramos de que su Padre está más dispuesto y deseoso de darnos las "cosas buenas" que pedimos, ¡porque luego nosotros debemos alimentar a nuestros hijos cuando tengan hambre!

La siguiente pregunta: "¿Es bueno pedir la victoria?" Por supuesto, la victoria es también un "don", como se nos dijo en 1ª de Corintios 15:57. Y en la autoridad de las propias palabras de Jesús, si pedimos este regalo bueno, Dios la dará más liberadamente de lo que los padres amorosos alimentan a sus hijos.

Por cierto, que ni siquiera tenemos que añadir la frase "Si es tu voluntad" en esta petición de oración, porque la Biblia ya nos asegura que es Su voluntad librarnos de todo pecado. Si tuviéramos que pedir algún regalo físico, como la curación o un trabajo mejor, sin duda tendríamos que incluir esa frase en la oración.

Ahora estamos preparados para hacer una observación. Cualquier don de victoria sobre el pecado que pida, le será otorgado inmediatamente. Si usted no cree con todo tu corazón, entonces no persiga más este plan. Si cree que la victoria será suya al momento de pedirla, entonces caiga sobre sus rodillas y pídale a Él ahora, llamando al pecado por su nombre. Como usted se levante de sus rodillas, no sentirá que algo ha cambiado, pero sus sentimientos no tienen nada que ver con eso. Algo maravilloso que ha sucedido. En el mismo instante en que oró, Dios puso una poderosa reserva de poder en su vida. ¡Ese poder es la victoria sobre el pecado! ¡Ahora ya lo tiene!

Algunos podrían preguntarse: "¿Cómo puedo saber si la victoria me ha sido dada?" Simplemente porque Dios prometió otorgarla cuando usted la pidiera. En algunos casos, Dios remueve realmente el gusto o el deseo de la acción, pero eso no es la manera que lo hace habitualmente. Las ganas pueden seguir siendo fuertes en la mayoría de los que buscan la liberación, pero tienen aún el poder de Dios para no ceder a ese deseo de nuevo. El secreto es aceptar sin duda que lo que Dios prometió también se ha cumplido.

¿Recuerda cómo Pedro caminó sobre el agua? Jesús le aseguró que podía hacerlo, y el gran pescador salió de la barca y comenzó a hacer lo imposible. Nadie puede caminar sobre el agua, pero Pedro lo hizo, por un rato. ¿Cuánto tiempo lo hizo? La Biblia dice que el viento y las olas eran exuberantes, y se atemorizó. ¿De qué tuvo miedo? Obviamente, de hundirse y ahogarse. Pero ¿a caso no dudó de la palabra de Jesús? El Maestro le había dicho a Pedro que él podría venir a él.

De la misma manera, Él ha prometido darnos la victoria como un regalo. Nos invita a venir a Él. ¿Cuál debe ser nuestra respuesta? Cualquiera que sea nuestra debilidad espiritual, hay que "salir de la barca" y afirmar que tenemos el poder de Dios para no ceder al pecado de nuevo. Podemos decirle a alguien o a todo el mundo que Dios nos ha liberado, y que ya no estamos sometidos a ese hábito. Nuestra fe crece cuando damos testimonio de lo que Dios ha hecho, y también al momento que le damos gracias y le alabamos por el don de la victoria.

Pablo escribió: "Así también vosotros consideraos muertos al pecado" (Romanos 6:11). Estas son las palabras más importantes para los que siguen el plan por la fe para obtener victoria. La palabra "consideraos" significa considerarlo un hecho. No debe haber ninguna reserva al considerarse "muerto" al pecado basado en la promesa de Dios. Nuestra mayor tentación, en este momento, es pensar en las múltiples ocasiones en las que hemos tratado infructuosamente de sacar este pecado de nuestras vidas. Satanás atacará nuestra fe al sugerirnos que no podemos sobrevivir sin caer de nuevo en este pecado en particular, y que somos demasiado débiles para dejarlo. Nuestra mayor prueba será abrumar y ahogar ese "tentativo" argumento de la propia naturaleza y enfocarse por la fe en el plan del don de Dios hacia la victoria total.

La Fe No Hace Provisión Para Fallar


El texto final para reclamar la liberación se encuentra en Romanos 13:14: "sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne". Esto asienta la pieza final de toda prueba de Dios, el plan perfecto de otorgar la victoria. ¿Cómo puede una persona muerta hacer planes para seguir pecando? Si usted supiese mañana por la mañana moriría, ¿haría alguna disposición para mañana por la tarde? Si usted mismo "se considera muerto" ante cualquier pecado a través del poder de la Palabra, sería una contradicción de naturaleza actuar como si el pecado estuviese en control. También sería una negación de la promesa de Dios. Si Él dice que usted tiene la victoria, ¡debe creerlo!

Ahora tenemos más claramente ante nosotros el régimen simple de la salvación como se ha descrito en la Biblia. Los tres grandes pasos son El Perdón de los Pecados, el Nuevo Nacimiento, y la Obediencia. Todos los niños, jóvenes o adultos pueden tomar esas medidas ahora mismo y pasar de la muerte a la vida. No hay nada misterioso en venir a Jesús para ser salvos. Los pecados son perdonados por el cumplimiento de los tres requisitos establecidos en la Biblia, el arrepentimiento, la confesión y la restitución. Hemos reducido mucho estas extensas palabras a frases que hasta el más simple las pueda entender.

Hemos demostrado que el segundo gran paso hacia Cristo es la experiencia del nuevo nacimiento. Este profundo cambio se produce cuando una persona acepta a Jesús como un sustituto personal y un Salvador. Sucede a menudo en relación con la justificación imputada que se revierte cuando los pecados se confiesan. La relación que se deriva del amor, con su obediencia correspondiente, cumple el último paso en el proceso para convertirse en un cristiano.

Si no ha entrado de lleno en esta relación gozosa con el Señor Jesús, no dude en tomar los tres pasos en este momento. Y si hay alguna confusión sobre qué hacer o cómo hacerlo, simplemente olvídese del protocolo o de los procedimientos y dígale al Señor exactamente cómo se siente y lo que desea. Él estará allí para llevarlo a la experiencia más satisfactoria que jamás haya imaginado.

  Our pocket books are some of the best witnessing tools available! And now you can get our very best in this very special <STRONG>Witnessing Pocket Book</STRONG> set and savea perfect way to share the good news while also being easy on your pocketbook!<BR>
Witnessing Pocket Book Set

 
Name:  
Email:  
Bible Question:


Name:  
Email:  
Prayer Request:


Other Languages

God's promises to you!

Back To Top










           

About Us
Our Story
We Believe
About Pastor Doug
Our Other Websites
Contact Us
Employment
Volunteer Opportunities
News and Features
News
From Pastor Doug
Inside Report
Bible Prophecy Seminars
Changed Lives
Email Newsletter
Broadcast
Media Library
Station Locator
AFTV

Bible Study
Enroll Online
Bible Study Guides
Storacle Lessons
Free Online Book Library

Training
AFCOE
AFCOE To Go
Empowered Church

AFBookstore
New Releases
Sign up for Email Specials

DONATE NOW
Donate Now
Donate by Program
Donate by Project
Latest Opportunity
Estate Gift
My Account
(916) 434-3880   |    Site Map   |    AF iTools   |    Privacy Statement   |    Terms of Use
Copyright 2012 by Amazing Facts Inc.   |           Amazing Facts