¿La gracia de Dios borra la ley?

7,953 Reads  |   Print Friendly
¿La gracia de Dios borra la ley?
By Joe Crews

La Autoridad de la Ley de Dios


El diablo, por medio del pecado, justamente ha destruido este mundo nuestro. Vivimos en una época de rebelión en contra de toda restricción y ley. Nuestra nación está horrorizada ante el desafío de pandillas en las grandes ciudades del orden social y los derechos de propiedad, incluyendo el derecho a vivir. Asesinatos, robos y agresiones personales se han convertido en la marca de las zonas urbanas y suburbanas en la vida del siglo 20.

Cada día al leer el periódico, parece que la calidad de vida va un poco más de filo hacia abajo. A veces nos sentimos tentados a creer que las cosas no pueden ir peor, y que las condiciones han tocado fondo. Sin embargo, al día siguiente, aún más violentos se presentan los crímenes de extraños, y nosotros simplemente sacudimos la cabeza con incredulidad. Es difícil comprender cómo una nación como Estados Unidos, con su rica herencia cristiana jamás podía alejarse tanto de sus principios fundacionales. Incluso los países no cristianos no están tan plagados de delincuencia y de violencia tanto como esta nación que se hace llamar cristiana. Es más el crimen que se reporta en Washington, DC, en 24 horas que los informes de Moscú en un año completo. Sin duda, los métodos de comunicación no son los mismos, pero aún presentan un cuadro alarmante.

El problema es más grave cuando nos damos cuenta de que la anarquía también llega al área de religión y le afecta a millones a quienes nunca se les ocurriría matar o violar. Es probable que la gran mayoría de los miembros de la iglesia en América hoy tengan pocas convicciones en contra de quebrantar al menos uno de los Diez Mandamientos. Una doctrina muy insidiosa se ha desarrollado tanto en la teología protestante como en la católica, que ha tendido a reducir al mínimo la autoridad de la gran ley moral de Dios. Ha llevado a muchos a ver ligeramente la rebelión y ha hecho que el pecado parezca inobjetable. De hecho, el pecado ha perdido su horror por las multitudes y se ha convertido en un modo de vida aceptable para los jóvenes y adultos. Sea testigo de las tendencias actuales en el estilo de vida que apoyan este punto de vista.

¡Cuántos hombres y mujeres jóvenes están viviendo juntos sin el beneficio del matrimonio! Sin embargo, no creen que tales acuerdos para vivir deban ser designados como pecado. Una gran parte de los ladrones que se profesan ser cristianos, y la mayoría de aquellos que pertenecen a las iglesias creen que no hay pecado alguno en la violación del séptimo día sábado del cuarto mandamiento.

¿Cómo podemos explicar esta situación paradójica entre los que profesan tan grande admiración a la Biblia y tanto amor por Cristo? Esta cuestión se vuelve más significativa si tomamos en cuenta la posición histórica del cristianismo hacia la ley de los Diez Mandamiento. Casi todas las grandes denominaciones se muestran oficialmente en récord apoyando la autoridad de esa ley. Sin embargo, los errores de interpretación muy sutilmente se han introducido en la iglesia moderna, resultando con el estado actual de confusión hacia la lealtad de los Diez Mandamientos. Que tan sinceramente tenemos que ver a esa ley y estudiar su relación con la gracia de Dios y por la misma salvación.

Es tan fácil de aceptar los dichos populares relacionados a la ley y la gracia sin tener que revisar los hechos bíblicos por los cuales seremos finalmente juzgados. Debemos encontrar respuestas bíblicas autorizadas a preguntas como éstas: ¿En qué sentido son los cristianos están libres de la ley? ¿Qué significa estar bajo la ley? ¿La gracia de Dios anula a los Diez Mandamientos? ¿Está bien que un cristiano justifique desobedecer alguno de los Diez Mandamientos porque está bajo la gracia? Estas son las preguntas a las cuales nos dirigimos en este importante estudio.

Condenado a morir


Vamos a hacer a un lado la basura de la confusión que ha ocultado la verdad sobre cómo se salvan los hombres. Multitudes han escuchado discursos emocionales sobre el pecado y la salvación, pero todavía no entienden la lógica y la razón que requiere un sacrificio de sangre.

¿Se imaginan el horror de pararse ante un juez y oír la sentencia de muerte pronunciada contra usted? Probablemente no. Pero se ha sentido culpa y miedo cuando la Palabra de Dios lo apuñala con esta frase: "La paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23). ¿Por qué el miedo y la culpa? Debido a que "todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23).

Las palabras están ahí y el significado no puede estar equivocado. La palabra "todos" podría muy bien deletrearse John Smith o Mary Jones o cualquiera que sea su nombre. ¡El hecho sorprendente es que usted está bajo la pena de muerte! Se le ha declarado culpable ante la ley, y no existe un tribunal de apelación en el mundo que pueda invertir la frase y descubrir que no es culpable. El hecho es que usted es culpable, tan culpable como el pecado. De acuerdo con 1 Juan 3:4, "El pecado es la transgresión de la ley", y debe ser declarado culpable de quebrantar la ley. ¿Cuál ley ha quebrantado? Pablo contesta rápidamente: "Yo no conocí el pecado sino por la ley, porque yo no había conocido la codicia, si la ley no dijera, No codiciarás" (Romanos 7:7). ¡Ahí está! La gran ley de los Diez Mandamientos es la que fue quebrantada, y exige la muerte para el transgresor.

En su desesperación el pecador busca una manera de justificarse ante los ojos de esa ley quebrantada. ¿Cómo puede la pena de muerte hacerse a un lado? ¿Puede el hombre subsanarse de sus pecados al obedecer los mandamientos de Dios por el resto de su vida? Desde atrás viene la respuesta en un lenguaje que nadie puede malinterpretar: "Porque por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él" (Romanos 3:20).

Escuche, hay una razón por la cual las obras no justifican el alma. Si un hombre es encontrado culpable de robo y es condenado a diez años de cárcel, es evidente que puede justificarse por las obras. Al servir el tiempo de su condena, el hombre puede satisfacer las demandas de la ley. Se le considera perfectamente justificado e inocente porque él ha trabajado para al cabo de su liberación mediante el cumplimiento de la sentencia. De la misma manera, un asesino puede ser justificado por las obras si sirve a los cincuenta años de su condena. Pero supongamos que la sentencia es la muerte en vez de cincuenta años: ¿Puede el preso entonces justificarse por las obras? ¡Nunca! Incluso él aunque trabajara por cien años con trabajos forzados, la ley seguiría la demanda de muerte. La verdad es que "sin derramamiento de sangre no hay perdón. ... Así también Cristo fue ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos "(Hebreos 9:22-28).

Esta es la razón por la cual las obras no pueden salvar al pecador. La pena por el pecado no es de diez años de prisión o cincuenta años de trabajos forzados. La sentencia es la muerte, y la ley no puede cumplirse excepto por el derramamiento de sangre. Esa ley inmutable con su sentencia de muerte implacable no podría ser removida como tampoco el trono de Dios no podría ser derrocado. La culpa del pasado no puede ser borrada por las resoluciones de buena conducta en el futuro. El pecador, finalmente se ve obligado a confesar que le debe algo que no puede pagar. La ley exige la muerte y él no puede cumplirla sin perder su propia vida por la eternidad.

La ley aún vinculante


Ahora llegamos a la pregunta que ha creado confusión entre las multitudes de cristianos: Si las obras de la ley no pueden salvar a una persona, ¿es necesario guardar la ley? Al parecer, este fue un tema candente en la iglesia primitiva, ya que Pablo hizo la misma pregunta en Romanos 6:1. "¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?" En otras palabras, ¿la gracia nos da una licencia para desobedecer la ley de Dios? Su respuesta es: "Dios no lo quiera. ¿Cómo nosotros, que estamos muertos por el pecado, viviremos aún en él? "(Versículo 2).

¡Interesante es que los cristianos en esta época de relativismo puedan inventar sus propias definiciones que toleran violaciones a la ley. La Biblia dice que el pecado es la violación de los Diez Mandamientos, la ley que ha sido descrita como irrelevante y pasada de moda por muchos teólogos modernos. No se deje engañar. Cada uno de los grandes preceptos morales es tan oportuno y necesario hoy como lo eran cuando Dios los escribió en las tablas de piedra imperecedera. Y no ha pasado nada para que sean menos estrictos de lo que eran cuando Dios les dio. De hecho, vamos a descubrir que Jesús vino a magnificar la ley y a entablar su aplicación espiritual, por lo que es más amplio de que los fariseos legalistas alguna vez se imaginaron. Bajo la influencia purificadora de la vida perfecta de obediencia de Cristo, podemos ver los detalles espirituales de la observancia de la ley que no son ni reconocidos ni hechos posibles sin él.

La ley de Dios: Un espejo


En este punto debemos ser muy cuidadosos para designar también lo que la ley no puede hacer. A pesar de que señala al pecado, no tiene poder para salvarnos del pecado. No hay gracia justificante y purificadora en ella. Todas las obras de todas las leyes no serían suficientes para salvar ninguna sola alma. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que somos salvos por gracia mediante la fe, como un don gratuito. “Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado" (Romanos 3:20).

No tropiece con este punto crucial. No podemos ganar el perdón trabajando arduamente para obedecer. Ningún pecador puede ganarse el favor y la aceptación de Dios porque guarda la ley. La ley no se hizo con el propósito de salvar o justificar. Fue hecha para mostrarnos la necesidad de purificación y para guiarnos a la gran fuente de la purificación, Jesucristo, nuestro Señor. La Biblia habla de la ley como un espejo que nos muestra qué clase de personas realmente somos. "Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace. "(Santiago 1:23-25).

Es obvio para todos que un espejo no puede quitar una mancha de la cara. Mirandose en el espejo todo el día, e incluso frotándolo en la cara, no le proporcionará ninguna limpieza. Su trabajo es revelar el lugar y apuntar lo sucio al lavabo para una verdadera limpieza. La ley, de la misma manera, sólo puede condenar al pecador, dándole conocimiento de su estado y luego apuntándolo a la cruz para la limpieza verdadera. "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios: no por obras, para que nadie se gloríe" (Efesios 2:8, 9). Pablo hace hincapié además en este punto en Gálatas 2:16: " sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo...por las obras de la ley nadie será justificado”.

Aquí debemos tomar en cuenta una de las propuestas más falaces jamás enunciadas relativas a la ley. Innumerables cristianos sinceros han aceptado la idea de que el Antiguo Testamento abarca la dispensación de las obras y que el Nuevo Testamento establece un dispensación de la gracia. Bajo este palpable plan la gente se salvaba por obras en el Antiguo Testamento y por la gracia en el Nuevo Testamento. Esto simplemente no es verdad. La Biblia sostiene más adelante un plan hermoso y perfecto para que cualquier persona se salve, el cual es por la gracia mediante la fe. El cielo no será dividido entre los que llegaron allí por las obras y los que llegaron allí por la fe. Cada alma entre los redimidos será un pecador salvado por gracia.

Los que entraron en la salvación en el Antiguo Testamento fueron los que confiaron en los méritos de la sangre de Jesucristo, y que han demostrado su fe al traer un cordero y lo mataron. Esperan con interés con fe hasta la muerte expiatoria de Jesús. Miramos hacia atrás con fe en la misma muerte y somos salvos de la misma forma. Tenga la seguridad de que toda la multitud de redimidos de toda la eternidad va a cantar la misma canción de liberación, exaltando al Cordero inmolado desde la fundación del mundo.

La "nueva" ley de Cristo


Algunos tratan de deshacerse de los Diez Mandamientos basándose en los "nuevos" mandamientos del amor que Cristo introdujo. Es cierto que Jesús estableció las dos grandes leyes del amor como un resumen de toda la ley, pero ¿nos dio la idea de que estos eran un nuevo punto de partida del tiempo? El hecho es que estaba citando directamente el Antiguo Testamento cuando dio los nuevos mandamientos. "Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas" (Deuteronomio 6:5). "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Levítico 19:18). Ciertamente, los principios espirituales penetrantes habían sido olvidados por los legalistas del tiempo de Cristo, y estos eran nuevos para ellos en relación a su vida y a su práctica. Pero no fueron destinados por Jesús a tomar el lugar de los Diez Mandamientos.

Cuando el abogado le preguntó a Jesús cuál era el mayor mandamiento de la ley, recibió la respuesta: "Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas. "(Mateo 22:37-40).

Tome en cuenta que estos dos mandamientos del amor simplemente resumieron "toda la ley y los profetas”. Todos ellos se sostienen de estos dos principios del amor. Cristo estaba diciendo que el amor es el cumplimiento de la ley así como Pablo lo repitió más tarde en Romanos 13:10. Si uno ama a Cristo supremamente con corazón, alma y mente, obedecerá los primeros cuatro mandamientos que tienen que ver con nuestro deber para con Dios. No tomará el nombre de Dios en vano, o venerará a otros dioses, etc. Si uno ama al prójimo como a sí mismo, obedecerá los últimos seis mandamientos que se relacionan con nuestro deber hacia nuestros semejantes. Él no será capaz de robar a su vecino, que se encuentran a su alrededor, etc. El Amor nos conducirá a obedecer o cumplir toda la ley.

No bajo la Ley


A menudo escuchamos este argumento en un esfuerzo por restar importancia a la ley de Dios: "Bueno, ya no estamos bajo la ley sino bajo la gracia, no es necesario cumplir los Diez Mandamientos por más tiempo”. ¿Es este un argumento válido? La Biblia dice que sin duda no estamos bajo la ley, pero, ¿eso implica que somos libres de la obligación de obedecerla? El texto se encuentra en Romanos 6:14, 15. "Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera”.

Con qué facilidad podríamos evitar la confusión si aceptamos exactamente lo que dice la Biblia. Pablo da su propia explicación a su declaración. Después de afirmar que no estamos bajo la ley sino bajo la gracia, se pregunta, "¿Qué, pues?" Esto significa simplemente, "¿Cómo vamos a entender esto?" Entonces note su respuesta. En previsión de que algunos interpretarían sus palabras en el sentido de que se puede quebrantar la ley porque están bajo la gracia, dice, "¿Vamos a pecar (quebrantar la ley) porque no estamos bajo la ley sino bajo la gracia? En ninguna manera”. En el lenguaje más fuerte posible Pablo afirma que el estar bajo la gracia no nos da licencia para quebrantar la ley. Sin embargo, esto es exactamente lo que millones de personas creen hoy, tanto que ignoran totalmente la advertencia específica de Pablo.

Si estar bajo la gracia no nos libra de guardar la ley, entonces ¿qué quiere decir Pablo al decir que los cristianos no están bajo la ley? Él da la respuesta en Romanos 3:19. "Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios”. Aquí Pablo compara estar bajo la ley con "ser culpables ante Dios”. En otras palabras, aquellos que están bajo la ley son culpables de quebrantarla y están bajo la condenación de la misma. Es por eso que los cristianos no están bajo ella. No la están quebrantando: no son culpables ni condenados por ella. Por lo tanto, no están bajo la ley, sino que están bajo el poder de la gracia. Más adelante en su argumentación, Pablo señala que el poder de la gracia es mayor que el poder del pecado. Por eso afirma con tanto énfasis, "Porque el pecado no tendrá dominio sobre ti: pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia”. La gracia anula la autoridad del pecado, dando el poder para obedecer la ley de Dios. Esta es la razón efectiva por la cual no estamos bajo la culpabilidad de la ley y la condena y por eso Pablo dice que no seguiremos pecando.

Supongamos que un asesino ha sido condenado a muerte en la silla eléctrica. Durante la espera para la ejecución el hombre realmente estaría bajo la ley en todos los sentidos de la palabra en virtud de la culpa, en virtud de la condena, bajo la pena de muerte, etc. Justo antes de la fecha de ejecución el gobernador revisa el caso del condenado y decide perdonarlo. A la luz de las circunstancias atenuantes el gobernador ejerce su prerrogativa y envía un perdón total al prisionero. Ahora él ya no está bajo la ley sino bajo la gracia. La ley ya no lo condena. Se le considera totalmente justificado con relación a los cargos de la ley.

Él es libre de salir de la prisión y ningún policía puede poner las manos sobre él. Pero ahora que está bajo la gracia y ya no bajo la ley, ¿podemos decir que está libre de quebrantar la ley? ¡Por supuesto que no! De hecho, ese perdonado `hombre será doblemente obligado a cumplir la ley porque ha hallado gracia del gobernador. En gratitud y amor será muy cuidadoso en honor a la ley de ese Estado que le concedió la gracia. ¿Es eso lo que la Biblia dice acerca de pecadores perdonados? "¿Luego invalidamos la ley por la fe? De ninguna manera: sí, sino que confirmamos la ley "(Romanos 3:31). Aquí está la respuesta más explícita a todo el problema. Pablo pregunta si la ley es anulada por nosotros sólo porque hemos tenido fe en la gracia salvadora de Cristo. Su respuesta es que la ley se establece y se refuerza en la vida de la cristiano salvo por la gracia.

La verdad de esto es tan simple y evidente que no se debería exigir repetición, pero el razonamiento retorcido de los que tratan de evitar la obediencia hace que sea necesario recalcar este punto un poco más. ¿Alguna vez ha sido detenido por un policía por exceder el límite de velocidad? Es una experiencia vergonzosa, especialmente si usted sabe que es culpable. Pero supongamos que realmente tenía prisa por cumplir con una emergencia válida, y presenta su explicación convincente al policía al momento que él escribe su infracción. Lentamente, dobla la infracción y la rompe. Luego dice: "Está bien, voy a perdonarte esta vez, pero... ¿Y ahora qué piensa usted que quiere decir con esa palabra "pero "? Sin duda, él quiere decir, "pero no quiero volver a verte conducir a alta velocidad nuevamente”. ¿Este perdón (gracia) establece bases para desobedecer la ley? Por el contrario, se hace aún más convincente su decisión de no desobedecer la ley de nuevo. ¿Por qué, entonces, cualquier cristiano verdadero trata de racionalizar su forma de escaparse de la obediencia a la ley de Dios? "Si me amáis," dijo Jesús, guardad mis mandamientos "(Juan 14:15).

La obediencia: la prueba del amor


Alguien puede plantear la oposición de que después de que la ley ha logrado su propósito de señalar el pecador a Cristo para su purificación, ya no será necesaria en la experiencia del creyente. ¿Es eso cierto? Desde luego que no. El cristiano siempre tendrá el perro guardián de la ley para revelarle cualquier desviación del verdadero camino y señalarle hacia la cruz purificadora de Jesús. Nunca habrá un momento en que ese espejo de corrección no será necesario en la experiencia de crecimiento progresivo del cristianismo.

La ley y la gracia no funcionan en competencia mutua sino en perfecta colaboración. La ley señala el pecado y la gracia salva del pecado. La ley es la voluntad de Dios, y la gracia es el poder de hacer la voluntad de Dios. No obedecemos la ley con el fin de ser salvos, pero porque somos salvos. Un bello texto que combina los dos en su verdadera relación es Apocalipsis 14:12. "Aquí está la paciencia de los santos: aquí están los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”.¡Qué perfecta descripción de la fe y las obras! Y la combinación se encuentra en aquellos que son "santos”.

Las obras de la obediencia son la verdadera prueba de amor. Es por eso que son tan necesarias en la experiencia de un verdadero creyente. "La fe sin obras está muerta" (Santiago 2:20). Ningún hombre ha ganado el corazón de una hermosa doncella tan sólo con palabras. Si no hubiera habido flores, o actos de devoción, regalos de amor, etc., la mayoría de los hombres todavía estarían buscando una compañera. Jesús dijo: "No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos" (Mateo 7:21).

Las palabras y la profesión no son suficientes. La prueba verdadera es la obediencia. Las calcomanías en las defensas de los coches hoy reflejan un concepto superficial del amor. Estas dicen, "Sonríe si amas a Jesús", "Toca el claxon si amas a Jesús", pero ¿qué hizo el Maestro mismo diciendo? Él dijo: "Si me amáis, guardad mis mandamientos" (Juan 14:15). Y eso es exactamente lo que la mayoría de la gente no quiere hacer. Si el amor no exige más allá de una sonrisa o un saludo, entonces es bienvenido, pero si el estilo de vida debe ser interrumpido, la mayoría lo rechazará. Desafortunadamente, la mayoría de la gente de hoy no busca la verdad. Ellos buscan una religión suave, fácil, cómoda que les permita vivir de la manera que les plazca y aún dar testimonio de la salvación. En efecto, no existe cierta que religión pueda hacer eso por ellos.

Uno de los más fuertes textos en la Biblia sobre este tema se encuentra en 1 Juan 2:4. "El que dice, yo le conozco, y no guarda sus mandamientos es un mentiroso y la verdad no está en él”. Juan pudo escribir con tanta seguridad porque es una de las verdades más profundas establecidas en la Biblia. Jesús habló de aquellos que dijeron: "Señor, Señor", pero no hacen la voluntad del Padre. Luego, describe a muchos que buscan la entrada al reino que afirman ser los que hacen milagros en nombre de Cristo. Pero Él tristemente tendrá que decir, "Nunca os conocí, apartaos de mí" (Mateo 7:21-23). Ya ve, el conocer a Cristo es amarlo, y amarlo es obedecerlo. La suposición válida de los escritores de la Biblia es muy clara y simple: Si uno no está obedeciendo a Cristo, uno no ama a Cristo. Y si no ama al Maestro, entonces no le conoció. Juan nos aseguró: "Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado" (Juan 17:3). Así, podemos ver cómo el conocer, el amar y el obedecer están unidos estrechamente y son absolutamente inseparables en la vida del pueblo fiel de Dios. El amado Juan lo resumió con estas palabras: "Porque esto es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos" (1 Juan 5:3).

¿Es posible obedecer la ley?


A innumerables cristianos se les ha enseñado que, dado que la ley es espiritual y que nosotros somos carnales, ningún ser humano podrá jamás en esta vida cumplir los requisitos de la ley perfecta. ¿Es esto cierto? ¿Ha sido dada por Dios como un gran objetivo idealista e imposible por medio del cual las almas convertidas deben luchar, pero nunca esperaran alcanzar? ¿Hay alguna reserva oculta o significado secreto en los muchos mandamientos para obedecer las diez grandes reglas que Dios ha escrito en piedra? ¿Dijo Dios en serio lo que dijo y dijo lo que quiso decir realmente?

Muchos creen que sólo Cristo pudo haber obedecido la ley y solamente porque tenía poderes especiales que no se han puesto a nuestra disposición. Ciertamente es verdad que Jesús es el único que vivió sin cometer un solo acto de desobediencia. Su razón de vivir una vida perfecta y victoriosa se presenta en Romanos 8:3, 4: "Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. "

No se pierda el significado del porque Jesús vino a condenar el pecado de su vida perfecta en la carne para que "la justicia de la ley" pudiese ser cumplida en nosotros. ¿Qué es la justicia? La palabra griega dikaima se utiliza aquí, lo que significa, literalmente, "la exigencia justa" de la ley. Esto sólo puede significar que Cristo ganó su victoria perfecta a fin de que la misma victoria estuviera a nuestra disposición. Después de haber vencido al demonio, demostrando que en la carne la ley puede ser obedecida, Cristo ofrece ahora entrar en nuestro corazón y compartir la victoria con nosotros. Sólo por su fuerza y su poder permanente pueden ser cumplidos los requisitos de la ley por cualquier persona. Pablo dijo: "Puedo hacer todas las cosas en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13).

Ni una sola alma puede guardar jamás alguno de los Diez Mandamientos con el solo poder humano, pero todos ellos pueden guardarse por la fuerza que permite Jesús. Él atribuye su justicia para purificarnos e imparte su justicia para una vida victoriosa. Cristo vino en un cuerpo de carne como el nuestro y dependía enteramente de su Padre al vivir su vida para demostrar la clase de victoria que es posible que toda alma que así lo desee se sostenga de la gracia del Padre.

Juzgados por la Ley


Ahora, una última pregunta sobre el tema de la ley: ¿Cuántos de los Diez Mandamientos hay que quebrantar con el fin de ser culpable de pecado? Santiago dice: "Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también dijo: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero si te matan, te has hecho transgresor de la ley. Así hablad, y así haced, como los que serán juzgados por la ley de libertad "(Santiago 2:10-12).

Cada individuo será juzgado finalmente por el código moral de la poderosa ley de Dios. Quebrantar uno es ser culpable de pecado. La Biblia indica que los Diez Mandamientos son como una cadena con diez eslabones. Cuando un vínculo se rompe, la cadena se rompe. Lo mismo ocurre con la ley. Aquellos que se paran en la sentencia tendrán que cumplir la prueba de fuego de los Diez Mandamientos. Si un ladrón de oficio buscase la entrada en el reino, sería rechazado. Por eso Pablo dice que los ladrones no heredarán la ciudad celestial. Además, la Biblia declara específicamente que los mentirosos, adúlteros, idólatras, y los hombres codiciosos no estarán en el reino. ¿Por qué? Debido a que los Diez Mandamientos prohíben esas cosas, y los hombres serán juzgados finalmente por esta ley. Ninguna persona que esté intencionalmente violando cualquiera de los Diez Mandamientos será admitida en el cielo, porque el quebrantar uno solo es quebrantarlos todos.

Alguien podría objetar que se trata de poner las obras como base para entrar en el reino. No. El hacer el amor es realmente el factor de calificación. Jesús dijo que el mandamiento más importante de todos es amar a Dios supremamente. También dijo: "Si me amáis, guardad mis mandamientos" (Juan 14:15). Aquellos que practican cualquier pecado conocido realmente confiesan que no aman a Dios con todo su corazón, su alma y su mente. Por lo tanto, es la falta de amor que los deja fuera, no los del acto de desobediencia que expone la carencia. Sólo cuando el amor es el motivo de la obediencia es aceptable para Dios. Cualquier otra obra es intento en vano del hombre para ganar la salvación y negar la eficacia del sacrificio expiatorio de Cristo.

Rescatado, ¿para qué?


Una ilustración dramática de la doctrina del derecho de gracia se ve en la historia de las subastas de esclavos en la antigua Nueva Orleans hace mucho tiempo. Dos hacendados fueron licitados de un viejo esclavo negro que no dejaba de gritar su rebelión en contra de la subasta. Por último, uno de los plantadores ganó la licitación y tomó el esclavo en su carreta a la granja. Durante todo el viaje el hombre negro desafiante declaró que él no iba a trabajar para el nuevo propietario. Cuando llegaron a la plantación, el plantador dejó caer las cadenas del esclavo recién comprado y le dijo: "Usted es libre de irse. Ya no eres un esclavo. Te he comprado para darte tú libertad”.

Según la historia, el anciano cayó a los pies de la maceta y le dijo: "Maestro, te voy a servir para siempre”.
De la misma manera, todos nosotros estábamos sostenidos de la esclavitud del pecado, la condenación y la muerte. Cristo entonces pagó el precio para asegurar nuestra libertad de la esclavitud sin esperanza. Amorosamente nos dice que la razón por la que hizo el sacrificio fue para darnos la libertad. ¿Cuál debe ser nuestra respuesta? Todos los niños rescatados de Dios deben caer a sus pies y decir: "Maestro, Te amo por lo que hiciste por mí. Te voy a servir el resto de mi vida".

Piensa en ella por un momento. Jesús tuvo que morir porque la ley se había quebrantado. El pecado merecía la muerte. Si la ley pudiese haber sido anulada, la pena del pecado hubiese sido retirada también. "Porque donde no hay ley, tampoco hay transgresión" (Romanos 4:15). Tan fuerte era la autoridad de esa ley inmutable que Dios mismo no podía abolirla, ni siquiera para salvar a su propio Hijo de la muerte.

La vieja, muy vieja historia de los dos hermanos es casi una ilustración perfecta de la ley y la gracia en funcionamiento. El hermano mayor era un juez. Su hermano menor fue llevado ante él como un transgresor de la ley. Por toda la evidencia estaba claro para todos que era culpable. El tribunal estaba tenso. ¿Podría el juez hacer justicia en este caso? El juez miró a su hermano y con severidad lo declaró culpable. Luego se sorprendió el tribunal al imponer la multa máxima. Pero inmediatamente salió del banco y abrazó a su hermano y le dijo: "Tuve que hacerlo porque eres culpable. Sé que usted no puedes pagar la multa, pero la voy a pagar por ti".

El significado de la historia es dramática por su impacto. El hermano fue perdonado, pero la pena no lo fue. Tenía que ser pagada. Sin embargo, mediante el pago de la pena máxima, el juez no sólo no abolió la ley, sino que en gran medida la ha magnificado. Demostró que sus reclamos vinculantes nunca podrían ser anulados. En el mismo sentido, Dios no quiso ni pudo abolir la ley para salvar a su amado Hijo. Le costó algo para mantener la ley y pagar la pena máxima. Nadie sabrá nunca cuánto le costó al Hijo de Dios. Pero cuán agradecidos debemos estar que su amor haya sido tan perfecto como su justicia. En su propio cuerpo Él llevó la pena, cumplió la ley, y justificó al transgresor.

¿No puede ver que no podría haberse hecho mayor demostración para demostrar la permanencia de los Diez Mandamientos? En todo el universo Dios no pudo tener un argumento más convincente e irrefutable a favor de su ley. Sin embargo, en el frente de esta tremenda exposición, millones de pobres equivocados, los hombres débiles menosprecian el gobierno de Dios empequeñeciendo a su ley. No parecen entender que la ley es sólo un reflejo de su santidad y justicia. Hablar de su abolición es acercarnos a la traición contra el gobierno divino de los cielos.

Examine esa ley santa ahora para una revelación divina de lo que Dios quiere su vida. Confiese que no tiene fuerza para estar a la altura de esa norma perfecta. Luego vuelva sus ojos a lo único que ha conservado a la ley a la perfección y que quiere en este mismo momento entrar en su vida con el poder habilitante. Él cumplirá la justicia de la ley, las justas exigencias de la ley en usted, de modo que pueda decir con Pablo: "Cristo vive en mí: y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí "(Gálatas 2:20).

  Our pocket books are some of the best witnessing tools available! And now you can get our very best in this very special <STRONG>Witnessing Pocket Book</STRONG> set and savea perfect way to share the good news while also being easy on your pocketbook!<BR>
Witnessing Pocket Book Set

 
Name:  
Email:  
Bible Question:


Name:  
Email:  
Prayer Request:


Other Languages

God's promises to you!

Back To Top










           

About Us
Our Story
We Believe
About Pastor Doug
Our Other Websites
Contact Us
Employment
Volunteer Opportunities
News and Features
News
From Pastor Doug
Inside Report
Bible Prophecy Seminars
Changed Lives
Email Newsletter
Broadcast
Media Library
Station Locator
AFTV

Bible Study
Enroll Online
Bible Study Guides
Storacle Lessons
Free Online Book Library

Training
AFCOE
AFCOE To Go
Empowered Church

AFBookstore
New Releases
Sign up for Email Specials

DONATE NOW
Donate Now
Donate by Program
Donate by Project
Latest Opportunity
Estate Gift
My Account
(916) 434-3880   |    Site Map   |    AF iTools   |    Privacy Statement   |    Terms of Use
Copyright 2012 by Amazing Facts Inc.   |           Amazing Facts